Telar de pedal y textiles reciclados

Hace unos 3 años fui parte de un proyecto de moda sustentable en Morelos, donde aprendí sobre los procesos y productos que más contaminan en la industria textil, la enorme cantidad de agua que se utiliza para producir fibras, hilos, telas y ropa, al igual que los desperdicios que se generan en todo el proceso, incluso la gran cantidad de ropa que cada año tiramos como consumidores. Estamos acostumbrados a comprar y desechar, sin pensar en las implicaciones. 
Se que puede llegar a ser cansado estar conscientes todo el tiempo sobre lo que estamos consumiendo y tal vez, si se puede llegar a alguna conclusión, no necesitamos muchas cosas para vivir y dejar de consumir sería la mejor forma de resolver el tema de contaminación en el planeta, pero esa es una utopía. Vivimos en un mundo globalizado y con un sistema capitalista donde se produce a cantidades industriales, donde vender en grandes cantidades es lo único que importa, no importa si se le paga una miseria al productor o maquilador, si se desperdicia y contamina una gran cantidad de agua, si el producto final va a durar poco tiempo y va a terminar en la basura o en los ríos, lagos, quién sabe dónde. Vivimos en ese mundo pero México empezó a hacer algunas cosas diferentes hace ya varios años, ya sea por necesidad o adaptación, hay lugares donde se recicla el textil.
En el estado de Tlaxcala, sobrevive mucha industria textil (sí, Tlaxcala sí existe),  y las fábricas reúnen desperdicios de tela para crear hilos, los cuales no se necesitan teñir, sino que obtienen el color de las telas que se usaron para su fabricación, estos hilos se componen de algodón y poliéster, se les llama “hilos regenerados” y se usan con diferentes propósitos, nosotros decidimos usarlos para crear telas que se tejen en telar de pedal. 
En Hueyapan Puebla, lo tradicional es producir telas de lana; hablando con diferentes artesanos y artesanas, muchos coincidían en que se necesitaba usar un material que pudiese usarse a lo largo del año y no solo en temporada de frío, es por eso que junto con el tejedor Claudio Marcos, comenzamos a hacer pruebas con los hilos regenerados en combinación con algodón virgen, para nosotros era importante desarrollar telas con un material fresco y de bajo impacto ambiental, también que fuesen tejidas en telar de pedal para que los tejedores en Hueyapan tuvieran otra opción de mercado, cuando hablé por primera vez con Claudio, me dijo que quería usar nuevos materiales y hacer cosas distintas, así que lo hicimos. Para mi también era muy importante que las telas con ese nuevo material, se hicieran con la misma trama que las artesanas están acostumbradas a bordar, ya que bordar en otro tipo de tejido les costaría más trabajo y salud visual.
Trabajar con Claudio ha sido de gran importancia para mi, hemos hecho buen equipo, sobretodo porque él es un gran maestro en el telar de pedal y ha sabido enfrentar perfectamente los obstáculos que se presentan con el uso de nuevos materiales, colores y tejidos.
Para quienes quieran saber un poco más de quién es Claudio Marcos, aquí algunas palabras de él:
“Empecé a tejer a los 15 años, al principio no me gustaba pero es trabajo, una forma de vida y sobretodo es una cultura que no debemos dejar que decaiga, hay que cuidarlo, resguardarlo y seguir con lo que nos han heredado nuestros abuelos, uno de mis hermanos me enseñó y a él le enseñó otra persona, es como una cadenita. Soy el único en mi familia que continúa trabajando con el telar. Ahorita lo que hacemos son telas y sacar nuevos diseños, buscamos la forma de hacer más ventas. Esto de las artesanías requiere mucha inversión, a veces tenemos la idea y no podemos avanzar por los recursos económicos, por eso es importante aliarse con más personas, tener un equipo.”
El telar de pedal es un trabajo muy pesado, se requiere mucha fuerza y habilidades físicas, actualmente Claudio está enseñando a tejer a algunas personas para continuar con la tradición que le interesa preservar.
Llevamos alrededor de 3 años desarrollando nuevos productos con estas telas de hilos regenerados, por ahora hacemos capas, quexquemetl, textiles para el hogar y toallas de playa. Queremos llegar a ser 100% sustentables pero eso nos llevará varios años, para empezar, necesitamos usar otros materiales como algodón orgánico, bambú o fibras que aún están en desarrollo, pero pueden asegurarse que con nuestros productos, se ahorraron miles de litros de agua, se generaron empleos para al menos 10 familias mexicanas y van a poder usarlos las veces que quieran por su alta calidad.
 

13 comentarios

kUOmAxZi

cEhZQvSsABlXOYo

AcWwXoGMnEhNvHK

jMapNXEqGx

TduiAKXqLQWZ

gNThAqVPSMjd

fzklcZedqgRMBw

aJFezoXshEBYAi

vIfmdQlMUYwH

oiIPMpvRea

Dejar un comentario